Seguridad

Revisión de viaje

Hágala con tiempo suficiente, por si hay que arreglar algún problema.

Parte mecánica y otros

Frenos: verifique el nivel del líquido esté entre los límites indicados. Compruebe que las pastillas y los discos de freno estén en buen estado.

Aceite: revisar cuando esté frío el lubricante para que el aceite vuelva a su nivel normal, mida el nivel de aceite y compruebe cuándo fue el último cambio.

Líquidos: recuerde revisar los niveles del refrigerante, limpiaparabrisas y líquido de dirección.

Llantas: revise el nivel de desgaste y verificar que la presión de las llantas sean las recomendadas por el fabricante. No olvide la llanta de repuesto.

Batería: revise que los bornes no se encuentren sulfaltados o sucios, si es el caso mire el nivel del electrolito.

Luces: confirme que las luces exteriores: stops, direccionales, farolas bajas y altas, direccionales y exploradoras estén en óptimo funcionamiento.

Limpiabrisas: los vidrios deben estar completamente limpios antes de emprender la marcha; revise que el depósito del agua del limpiabrisas esté lleno y las plumillas estén en perfecto estado.

Espejos: ajústelos de forma que pueda ver el camino y a ambos lados de la vía.

No olvide:

Comprobar la última fecha de la puesta a punto del funcionamiento del motor (sincronización)

Llevar gato y cruceta; el kit de carretera, extintor cargado y en buen estado, además de una linterna y el botiquín.

Llevar en la guantera el manual del usuario de vehículo; además de la licencia de conducción, tarjeta de propiedad del vehículo, SOAT vigente y seguro todo riesgo.

El extintor

Una herramienta de seguridad

Más que una norma, es una herramienta que puede salvarle la vida. Por esa razón hay que cerciorarse de comprarlo y recargarlo en un buen lugar.

Su tamaño debe ser el indicado por la autoridad o en el manual del carro. Llévelo siempre en el lugar adecuado, es decir, debajo del asiento del pasajero o copiloto, que es donde está al alcance y es fácil de sacar.

Para usarlo quite el sello girando la llave, con cuidado. Lo más cerca que pueda del fuego, dispárelo con una inclinación de 45 grados sobre la base del fuego, haciendo un barrido horizontal. No dispare el polvo muy arriba de las llamas, pues no será efectivo.

La recarga

Un extintor se compone de un polvo químico seco. Su llenado es, por lo general, 80 por ciento de polvo y 20 por ciento de nitrógeno, a 120 libras de presión, que comprime el polvo y le permite salir por un tubo plástico situado en el centro del recipiente y conectado a la válvula.

Por ley y seguridad, el extintor debe ser recargado cada año, operación que debe hacerse con los materiales adecuados que solo garantizan los sitios conocidos.

Adaptado de carroya.com

Recuerde: le esperamos en Autocentro Servivillas

Estamos en la Avenida Boyacá, de sur a norte, 60 metros antes de la Avenida 134

Teléfono 2530044

Bogotá – Colombia