Desmanchada y limpieza de faros y stops

Cuando su vehículo pasa mucho tiempo a la intemperie o recibiendo mucho sol, los faros terminan por volverse opacos; tal y como se hubieran empañado, disminuyendo el brillo de las luces.

Esto pasa porque los faros llevan una fina película transparente -generalmente policarbonato-. Usted puede reconocer estos faros porque se puede ver perfectamente cómo es el faro por dentro.

Ahora bien, el policarbonato es resistente a la intemperie y soporta la radiación ultravioleta; pero es un termoplástico, el cual puede resultar afectado por factores como muchas horas de sol, altas temperaturas, y en menor medida, la erosión ocasionada por elementos como las partículas que arrastra el viento, etc.

Entonces, con el tiempo esta película comienza a volverse menos transparente y amarillenta, los faros pasan a ser menos eficaces, el haz de luz no se propagará igual de bien, y tendremos menos luz para ver en la noche y… también nos verán menos.

Por lo tanto, estamos hablando no solo de un problema estético, sino de seguridad porque es vital ver bien y que los demás usuarios de la vía también nos vean bien.

Restaurar los faros -depende del estado en que se encuentren-, puede llevarnos a tener que cambiarlos totalmente o cambiar solo el cristal de dispersión de policarbonato.

Otra opción -más económica- darles un mantenimiento que consiste en aplicar productos especializados, que pulen la superficie con una pasta especial que pule la capa superficial dañada y da brillo al plástico del faro para dejarlo casi como nuevo.

El resultado es que además de volver a tener los faros con buen aspecto, tendremos más luz, veremos más de noche, y conduciremos más seguros.

 

Recuerde: le esperamos en Autocentro Servivillas

Estamos en la Avenida Boyacá, de sur a norte, 60 metros antes de la Avenida 134

Teléfono 2530044

Bogotá – Colombia